Consejos útiles

Preparar con agua que esté a una temperatura entre 85 y 96 grados.


Si se le enfría no lo recaliente, prepare otra taza.


Si utiliza cafetera y filtros de papel, humedezca el café con agua fría antes de poner el agua caliente.


Nunca lo sirva en vasos de plástico o metal, ya que estos alteran el sabor original.


Si va a moler los granos, utilízalos de inmediato. Tome aproximadamente 20 gramos por cada taza a servir.


Para que lo entienda bien,la cafeína es soluble en agua. Por eso, a mayor contacto más cafeína. ¿Qué quiere decir esto? Que la prensa francesa será tu aliado si quiere estar despierto por horas, no así un Espresso.


Este es un consejo para los baristas, porque una mala manipulación de la máquina tiene como resultado un mal  Espresso. Lo principal es siempre limpiarla. Luego, controlar la cantidad de agua, que debe ser entre 20 y 30 ml. Lo último: la crema. Esa espuma que ve en la tacita que debe ser consistente y de un buen color, como el de una avellana.


La leche es la esencia del capuchino. Por eso, lo más importante es que no se debe calentar a más de 58 grados. Cuando supera esa temperatura, la proteína de la leche se rompe y al contacto con el café produce un corto circuito en tu estómago.


Si utilizas prensa francesa la receta es esta: 18 gramos de café molido x 260 ml de agua, es decir, una cucharada sopera colmada por una taza de agua, aproximadamente. Una buena proporción de granos y agua es vital para disfrutar de los aromas y matices del café, el tiempo estimado debe ser de 4 minutos.




SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN Y MANTENTE ENTERADO DE NUESTRAS PROMOCIONES
EL CAFÉ QUE ESTAS CONSUMIENDO SE PRODUCE AQUÍ
SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES PARA ESTAR EN CONTACTO